9/7/13

Una receta muy americana para paladares de cualquier parte del mundo

¿Habéis oído hablar alguna vez del red velvet? Los que lo hayáis hecho, la boca se os hará agua con sólo imaginarlo y los que no, os puedo asegurar que es el bizcocho más bueno del mundo, o al menos, lo es para mí.
Respecto al origen de esta receta, las cosas no están demasiado claras por lo que he estado investigando, pero lo que sí es cierto es que comenzó a ser muy popular en la década de los 40 en Estados Unidos y también en Canadá.
Su nombre, red velvet que podemos traducir literalmente como terciopelo rojo viene dado por el color del bizcocho, de un rojo intenso que lograban los panaderos décadas atrás utilizando remolacha como colorante, y que hoy podemos teñir con facilidad haciendo uso de diversos colorantes comercialiados en tiendas especializadas.



Si tengo que ser sincera, me animé a hacerla porque estaba presente en casi todos los blogs de repostería que sigo habitualmente, pero en cuanto leí los ingredientes se me quitaron las ganas.
Esto es debido a uno de los ingredientes, el famoso buttermilk o lo que es lo mismo, suero de leche.
"Originalmente es el líquido que se obtiene al batir la nata para transformarla en mantequilla. Su aspecto es parecido a la de leche desnatada pero su sabor es ligeramente amargo como consecuencia de la maduración de la nata en dicho proceso de transformación. Este suero de leche se bebía habitualmente ya en la Edad Media, siendo en Gran Bretaña bebida de pastores y lecheras durante cientos de años. A finales del siglo diecisiete y principios del dieciocho pasó a ser bebida de moda en las grandes ciudades. Extendido por todo el mundo entró a formar parte de elaboraciones tradicionales como cuajadas en Oriente Medio o preparaciones como hangop típico de los Países Bajos."  (fuente: Directo al paladar)



Pero como en España esta bebida está a penas comercializada, la alternativa está en la fabricación casera, cortando la leche con zumo de limón y añadiendo muy habitualmente al final de muchas de las recetas que contienen este ingrediente, una mezcla de vinagre con bicarbonato sódico para otorgar más esponjosidad a la mezcla final una vez horneada.
Después de leer ésto, me figuro que muchos de vosotros comprenderéis el rechazo que me produjo en un primer momento el famoso red velvet, y poniéndome filosófica al estilo "padre resabiado", como en la cocina al igual que en muchos aspectos de la vida hay que ser valiente, me dije "ánimo, que tú puedes (puaj, leche cortada)"....y me puse manos a la obra, después de hornear dos bandejas de magdalenas con la cuestionada mezcla, hacer la cobertura y decorarla, el resultado fue de "¡Oh Dios mío...ya no como nada más en mi vida!" ( no me lo toméis al pie de la letra si no queréis sufrir un coma diabético).
Así que para los que a pesar de haber leído lo de la leche cortada sigáis con ganas de más, aquí os paso la recta y una foto de mis primeros cupcake de red velvet para terminar de convenceros.




Una vez decorados quedan tan bonitos que da pena comerlos ¿verdad? pues me comí uno, uno detrás de otro sí...y no me arrepiento. Así que esos fueron mis primeros cupcakes de red velvet, vistos y no vistos.
Por cierto, esta entrada se la dedico especialmente a Iratxe que me preguntó por esta receta.
Y para todos los demás, si os animáis a hacerla, no hagáis como yo y disfrutadlos poco a poco...si podéis ;)
Hasta otro día.








3 comentarios:

  1. Gracias!!!!....acabo de hacer los cupcakes y me han salido muy buenos, tanto que que yo creo que no van a llegar a mañana pues estoy viendo muchas visitas sospechosas a la cocina...creo que la próxima vez voy a probar a hacerlo con remolacha a ver como quedan porque la tarta de zanahoria me sorprendiò lo buena que queda y no me apetecia mucho meter zanahoria como ingrdiente.....ya te contaré,lo dicho gracias por tu amabilidad....seguiré pasando por aquí ah!y buenas fiestas, que lo pases muy bien, saludos

    ResponderEliminar
  2. Noeee, que yo quiero probarlos algún día eh??? Eres una artista chica! Muchos Besiños desde Donosti

    ResponderEliminar
  3. Bueno bueno bueniiiiiisiiimo, si es que se ve que tienes una mano para la reposteria!!!y se siente que doy fe que le salen de muerte, y las tartas, y las pastas, hay madre con una cuñada asi no sirven de nada las dietistas ;)

    ResponderEliminar