19/10/13

¿Reciclamos un mueble?

Si tuviera que quedarme con tres de los grandes inventos de la humanidad, esos serían internet, el colchón de latex y uno de mis  últimos descubrimientos, la pintura "chalk paint" de Annie Sloan.
En realidad, descubrir lo que se dice descubrir, lo hice hace tiempo pero no la había probado hasta hace unos días, y me ha dejado completamente maravillada.

Lo mejor de esta pintura no es que pueda utilizarse sobre cualquier supereficie, madera, suelos, terracota, plástico o telas, si no que se puede hacer aplicándola de forma directa sin necesidad de lijar, imprimar y toda la caterva de verbos relacionados con la restauración de un mueble.
Así que me hubiera ahorrado unas cuantas horas de lija y olor a decapante si me hubiera lanzado antes a por ella. Bueno, como se suele decir, de los errores se aprende.
Una vez tienes la carta de colores delante, la elección es difícil, las tonalidades son tan bonitas que aunque ya se tenga decidido el color para revivir ese viejo mueble, la cosa cambia.
Además en la web existen video tutoriales en los que se explican tanto la manera de aplicarla, así como diversos efectos tipo craquelado, envejecido o decapado, o la obtención de nuevos tonos realizando distintas mezclas.
Yo me decanté por el duck egg blue, así que cogí un espejo al que hace tiempo quería meter mano y me puse a ello.



Y aquí tenéis el resultado después de dos manos, y por cierto, seca rapidísimo, lo cual es una ventaja si hay niños merodeando por casa.
Y como sobró un poquito de pintura de la que había echado en el bol  y disfruté tanto pintando mi viejo espejo, en lugar de guardarla en la lata, pues me puse a buscar como una loca cualquier cosa que pudiera pintar, vamos que si no llego a encontrar nada hago una locura y salgo a la calle brocha en mano sembrando el pánico en mi vecindario.
Menos mal que siempre hay en algún cajón algún marco de fotos que no usas o una caja de fruta pululando por la cocina, bueno, quizás lo de la caja no sea tan habitual, pero yo a veces las pido en la frutería, como ya os dije un día, soy muy del "por si me hace falta".

Y  me da que esta nueva historia de amor con Chalk Paint no es más que el principio, porque he encontrado una cantidad de ideas vía pinterest que ya me van rondando por la cabeza, a ver qué os parecen.


¡ Buen fin de semana!

3 comentarios:

  1. de verdad que no hay que decapar?...pues entonces si que es unos de los mejores inventos. Me encantan ese tipo de muebles pintados con pintura mate , he mirado en bastantes sitios pero no había encontrado hasta ahora.

    ResponderEliminar
  2. Que muebles más bonitos!.
    he visto los videos de la web y me parece mentira que sea tan sencillo pintarlos así que me voy a animar...ya te contaré el resultado.

    ResponderEliminar