14/11/13

Érase una vez...Adabaki

Érase una vez un lugar con mucho encanto, érase una vez un rincón mágico, erase una vez Adabaki.
Y si esta fuera una de esas historias de cuento habría que decir que es la historia de dos chicas que son el refelejo del trabajo bien hecho, del esfuerzo, la ilusión, y de los sueños hechos realidad (qué buenos son esos cuentos de finales felices, y más en estos tiempos).
Conocí a Eunate un ocho de octubre por la mañana cuando iba a trabajar, el mismo día en el que inauguraban la tienda a falta de unas horas, me la presentó mi amiga María y ya me advirtió de lo especial que era su trabajo y que su tienda me iba a encantar, y no se equivocó en absoluto.
A su socia Maite tuve el placer de conocerla el mismo día que tomé las fotos, y ahora que "ya nos conocemos un poquito, aunque sea de una pequeña sesión de fotos" sólo puedo deciros que  no podríais haberlo hecho mejor, y que fue una visita súper agradable.
La primera sensación al entrar en  la tienda, no me pudo gustar más, los muros blancos que aún conservan el ladrillo original, en contraste con la madera, esos percheros hechos con troncos, y la luz, tan cálida, lo convierten en un espacio lleno de encanto. 
 Una inmensa sensación de naturalidad y de calma está siempre presente en cada rincón de la tienda, sus blancas paredes, su perfecta  iluminación, cada detalle, invita a ello. 


Y esa misma naturalidad que os decía, está también presente en cada momento de su trabajo, tanto es así que  el taller asoma al fondo de la tienda, es un lujo apreciar como se trabaja cada prenda, ver todo ese ambiente, bajo una preciosa lámpara de cristal, cómo comparten toda esa creatividad con cada persona que entra en este espacio.
Después de ver este rincón tan inspirador, se entiende su bonita colección que por cierto  ¡me encantaaaaaaaaaaa!, y es que una que es fanática de la lana, los colores neutros y de los cuellos de punto, ¿qué va a decir? pues que me ha enganchado a más no poder.
Lugares como éste son los que se necesitan no en ésta, sino en todas las ciudades, lugares diferentes, con ese toque especial, llenos de creatividad, reflejo de las cosas bien hechas.
Disfrutadla muchísimo cuando la visitéis.
Adabaki.
C/ Pozoblanco, Pamplona.
Mucha suerte chicas.


3 comentarios:

  1. Gracias por mostrarnos las tiendas tan bonitas que hay en Pamplona, este fin de semana voy para allá y desde luego no me voy a perder la visita.

    ResponderEliminar
  2. Qué interesante todo lo que cuentas, Noelia. Gracias por mostrar lo original, lo diferente,lo que nos hace saltar la chispita en la cabeza...Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Qué interesante todo lo que cuentas, Noelia. Gracias por mostrar lo diferente, lo original lo que nos hace saltar la chispita en la cabeza. Saludos!!

    ResponderEliminar