24/11/13

Hoy y siempre...me quiero vivir

Cuando un buen día cruzas una puerta, y es una puerta como la de la imagen, sabes que lo que te espera detrás es algo muy bueno.
Y si a través del cristal, en un primer vistazo te encuentras con lo siguiente, entonces lo que parecía bueno, acaba siendo mágico e insuperable.
¿Quién sería tan insensato de encontrar un lugar así y perderse esta experiencia?
Me quiero vivir es uno de los espacios más vitales, positivos y mágicos que he encontrado jamás.
Cada pequeño rincón, es como una especie de medicina contra la mala onda, el mal karma, el mal rollo....o como le queráis llamar,o dicho en mi idioma, que es entrar en la tienda y se te quitan las penas que da gusto.
Yo creo que hasta me sube la tensión cuando empiezo a ver todos esos libros, a cual más bonito, más original, con esas portadas tan especiales, esas ediciones que jamás hubieras imaginado que existían...y no nos engañemos, en el fondo y aunque intentemos llevar un modo de vida sencillo, a todos nos gusta lo diferente, lo exclusivo, así que imaginad la experiencia que supone pasar por delante de cada mesa y de cada estante.
Imaginaos por un momento que sois niños otra vez, que estáis en un tiovivo y cada vez gira más despacio, porque sabéis que llega el momento de bajar y aún tenéis en el cuerpo el subidón reciente pero estáis un poquito tristes porque se está acabando; de repente, empieza a girar de nuevo, esta vez a toda velocidad, pues para que me entendáis, esa es la sensación que más o menos se experimenta cuando llegando al fondo de la tienda creéis que termina y de pronto, giráis la cabeza hacia la derecha y véis ese rincón tan evocador y divertido a la vez.
Y para los que no se conformen con tener una cámara de fotos común y quieran hacer una pequeña colección y aquí me incluyo, alucinaréis con este rincón.
Miles de detalles que no dejan indiferente, los hay divertidos, curativos, transgresores, de los que hacen pensar, originales como broches envasados al vacío con frases sentenciosas, "poesía en conserva", palabras que curan, joyas de plástico, y hasta pajaritas que me encantan!! ¿Pero qué mas se puede pedir?
Y esto me lo tenía que guardar para el final, los grabados de Eva Armisén que me encanta y me reencanta porque es buena buenísima (y porque la tierra tira, lo siento, tenía que decirlo).
Los que ya conozcáis la tienda os estaréis imaginando a Pichu y Mónica en su rincón paticular y a los que tengáis la visita pendiente (y obligada por cierto) os dejo la imagen de su pequeño y acogedor rincón desde el que sin ninguna duda os dedicarán unas amables palabras y una enorme sonrisa.
Y es que me quiero vivir es un lugar con mucho mucho corazón literal y poéticamente hablando en el que cualquiera que entre querrá volver a menudo ya que  te deja enganchado para siempre.
No puedo decir más que no dejéis de visitarlo.
Me quiero vivir. Plaza del Castillo 38, Pamplona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario