8/11/13

Un, dos, tres...foto

  Últimamente procuro no salir de casa sin la cámara ya que cuando menos me lo espero me surge la oportunidad de sacar alguna foto de esas que hubieras lamentado perder. Precisamente es lo que me sucedió ayer mismo yendo a trabajar, cuando vi las flores tan preciosas que adornaban mi floristería preferida, Biarritz.

 Y así llevamos unos días, sacando miles de fotos de esos momentos que tanto nos hacen disfrutar, corriendo por la calle, saltando, cogiendo castañas, o enfadados después de una rabieta (no todo iba a ser idílico y maravilloso, que también tenemos días de esos insoportables a más no poder).
Es evidente que no podemos ir todo el día con la cámara a cuestas buscando el momento de disparar, además, como sucede con muchas otras cosas siempre es mejor cuando no se planea, cuando surge totalmente espontáneo, pero menos mal que a alguien se le ocurrió inventar el teléfono con cámara para poder tomar imágenes de esas que te hacen saltar las lágrimas de la risa, y os prometo que Daniel se reía a carcajadas de ver cómo le pesaba la cabeza a su hermano hasta que no ha podido más y ha caído sobre la mesa viendo los dibujos.
Y como en muy poquitos días me hago un año más mayor, pues he pensado que no me vendría mal una cámara instantánea para poder disfrutar de esas imágenes al momento. No me digáis que no os encanta la blanca de fujifilm!! 
¡¡Felíz viernes!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario