22/1/14

Estilo retro

Si en el último post, os enseñé lo que me está gustando cada vez más el estilo retro para los niños, no os vais a imaginar lo que traigo hoy.
Como ya he dejado caer alguna vez, vengo de una familia muy cocinillas y desde muy pequeña he estado en contacto con todo tipo de cachivaches, utensilios, aparatos y demás historias que según mi madre no pueden faltar en una cocina, (no me preguntéis a mí, son cosas suyas). 
Lo peor de todo es que me está contagiando esa fiebre de llenar y rellenar, y la cara de Álvaro se asemeja poco a poco a la de mi padre cada vez que  un cacharro nuevo iba entrando por la puerta de casa ¡Viva el horror vacui!
Pues eso es lo que os traigo hoy, qué mejor excusa  que una cocina estilo vinatage, colorida, animada y con miles de utensilios para cocinar sin parar,y para todas aquellas que como yo estéis experimentando lentamente el síndrome "diógenes chic", ¡que a nadie se le ocurra tirar nada!
imágenes1-2 3-4
imágenes 1-2-3-4
Reciclar muebles, investigar cada rincón de la casa de vuestras madres, tías, abuelas o vecinas del pueblo que seguro que guardan alguna reliquia, visitar algún mercadillo o transformar algún objeto cotidiano en uno sacado de los años 50 con imaginación y los materiales adecuados, son las claves para conseguir vuestra propia cocina retro.
Existen además preciosas tiendas especializadas en este tema, en las que podreís encontrar preciosos muebles para toda las casa así como objetos decorativos, electrodomésticos todavía en uso y demás cositas que hasta harán saltar las lágrimas de la emoción a muchos de vuestros papis al verse cara a cara con alguno de sus juguetes de la infancia.
Dos de mis tiendas favoritas son La cabina muebles aquí en Pamplona y Chachi and chachi, que espero poder visitar algún día.
Si no sois muy fan del puro estilo "Mad men" y os gusta más esa esencia vintage pero con un toque rústico, no pasa nada, también traigo material para todas aquellos que añoren la cocina de su abuela, con esas alacenas de madera, esas preciosas baldosas hidráulicas y las cocinas de hierro fundido que mantenían caliente toda la casa. 
Yo personalmente me decanto un poco más por este segundo estilo, ya sabéis lo que me gusta la madera en general,  los armarios antiguos reciclados, las mesas macizas, las baldosas antiguas, sobre todo los azulejos tipo metro y combinarlo con algún punto de color pastel como azul retro, verde menta o turquesa, y eso que poco a poco los rosas y los malvas también me van haciendo tilín.
 imágenes 1-2-3-4
imágenes 1-2-3-4
Como veis, las hay de todos los estilos, si os ha gustado y queréis ver un poquito más sobre el tema, ya tengo mi propio tablero de cocinas en pinterest, ahí queda dicho.
Seguro que incluso alguien se anima a montar su pequeño rinconcito retro en algún lugar de casa, nosotros poco a poco vamos construyendo el nuestro, pero sin pasarnos, que luego vienen las caras raras, jajaja.
Hasta el siguiente post. ¡Felíz miércoles!

20/1/14

Decoración vintage para niños

Todo comenzó hace un mes aproximadamente cuando preparé una entrada sobre dormitorios infantiles para el bebé de unos amigos.
Empecé a buscar en páginas, blogs de decoración de todas partes del mundo, pinterest, etsy, tiendas online...y cuando me quise dar cuenta, me vi atrapada por cunas y moisés de bambú, camas extensibles recuperadas, colchas de crochet, preciosos papeles pintados y un sin fín de objetos que recuerdo haber visto en mi casa, la de mis primos mayores e incluso la de mis abuelos. Lo confieso, el estilo retro para la decoración infantil me tiene enamorada. 
Me da igual que se asome tímidamente en un par de detalles, o que predomine en toda la habitación, me encanta de ambas formas. No me puedo resistir a esas bonitas camas de madera que crecen a la vez que los niños, los precisos recortables de muñecas adornando las paredes, las cómodas decapadas en colores pastel con sus coloridos tiradores o esos pupitres reciclados de vieja escuela, me gustan a más no poder.
Las camas extensibles además de resultarme encantadoras con esos preciosos papeles de fondo, son una solución de lo más práctica. La de las imágenes uno, dos y tres, un clásico del diseño nórdico de los 60, puede utilizarse como cuna  y convertirla en cama a medida que crecen al menos hasta los seis o siete años.
 Imágenes 1-2-3-4.
Otra idea genial es reciclar esos muebles que seguro habéis visto cientos de veces en algún mercadillo por dos duros o sin ir más lejos, en el trastero de vuestros padres, el desván de la casa del pueblo cogiendo polvo o incluso junto algún contenedor, sí, ya lo confesé una vez y lo vuelvo a repetir, no es la primera vez que me subo algún mueble a casa, pero es que la gente no sabe lo que tira.
Pues eso, que si podéis haceros con uno ya sabéis, coged lija y brocha, o qué digo lija, un bote de chalk paint y eso que os ahorráis en lijados y decapados. No me digáis que no es preciosa la de la tercera imagen en ese color verde agua y blanca. 
Para los más atrevidos que busquen un aspecto puramente vintage se puede dar uso al mueble en su aspecto original, como veis en la última imagen del collage sacada del blog de Emilie, que os recomiendo a todos, hoy por hoy uno de mis favoritos.
 imágenes 1-2-3-4
¿Y esos preciosos pupitres que parecen sacados de una vieja escuela de pueblo? En cuanto los vi ya tenía claro que dentro de un tiempo cuando quitemos la cuna de Daniel me encantaría poner uno para los niños.
El de la última imagen sería perfecto para los dos, pero me encantan también los de formica con el sobre verde y las patas de metal que me recuerdan muchísimo a los primeros que tuvimos en el colegio.
imágenes 1-2-3-4
Ya veis que las opciones son infinitas, podemos dar a la habitación de nuestros peques una pequeñita pincelada de ese espíritu vintage con algún juguete de cuando éramos pequeños o algún mueble de esos que han acompañado a la familia durante generaciones, y para los más arriesgados, lanzarnos a la búsqueda de objetos recuperados y convertir la habitación de los más pequeños en una auténtica postal de los 60-70, pero ya sabéis, lo mucho cansa, yo personalmente prefiero el eclecticismo y sin estridencias, pero el gusto de cada uno es personal y único, a Dios gracias.
Como siempre me despido dejando alguna idea para los que estén interesados en este tema que espero os sean útiles, así que a darle caña a la decoración y sobre todo, ¡a pasarlo bien mientras estemos manos a la obra! que es lo importante, y si os pueden ayudar los niños, mejor que mejor.
¡Feliz lunes a todos!

12/1/14

Secuelas y reflexiones postnavideñas ( o buenas intenciones para el 2014)

Éste es mi primer post del 2014, para que veáis lo aplicada que ando últimamente, vamos, que ya nos hemos pulido casi la primera quincena de Enero y yo sin gritar feliz año a los cuatro vientos.
Pues qué le vamos a hacer, no soy de las que felicitan el año con imágenes almibaradas en todas las redes sociales habidas y por haber, no sigo las cadenas cursichorris del whatsapp, ni corto y pego esas frases sacadas vaya usted a saber de dónde para desear a los que más quiero que la felicidad toque sus puertas y les haga dichosos a más no poder.
Así que de la famosa lista de propósitos para el nuevo año  ni hablamos, prefiero exprimir al máximo cada segundo junto a mis hijos, el pitufo gruñón y mis amigos que cada día me demuestran que son lo más.
Y eso es lo que hemos intentado hacer estos primeros días del mes, ya que el trabajo nos ha tenido absorbidos a tiempo completo, disfrutar hasta el final cada pequeño ratito que se presentase, cada intento de Daniel por ponerse de pié, las caras de Adrián cuando se queda dormido de agotamiento y sin darse cuenta, ver a la abuela haciendo los mantecados (bueno, es bonito verlo, pero nos gusta más zampárnoslos a dos carrillos) o ponernos como unas hienas cada vez que mi suegra o sus hermanas nos cerraban la partida de chinchón, y los enfados del rubio por no dejarle ir a dormir la siesta con katiuskas.
Vamos, que mejor nos dejamos de listas y disfrutamos de lo cotidiano, vivimos cada segundo al máximo, que la vida son dos días y nos reímos con las cosas más simples que son las que de verdad nos ponen bien contentos.

Feliz lunes a todos