12/1/14

Secuelas y reflexiones postnavideñas ( o buenas intenciones para el 2014)

Éste es mi primer post del 2014, para que veáis lo aplicada que ando últimamente, vamos, que ya nos hemos pulido casi la primera quincena de Enero y yo sin gritar feliz año a los cuatro vientos.
Pues qué le vamos a hacer, no soy de las que felicitan el año con imágenes almibaradas en todas las redes sociales habidas y por haber, no sigo las cadenas cursichorris del whatsapp, ni corto y pego esas frases sacadas vaya usted a saber de dónde para desear a los que más quiero que la felicidad toque sus puertas y les haga dichosos a más no poder.
Así que de la famosa lista de propósitos para el nuevo año  ni hablamos, prefiero exprimir al máximo cada segundo junto a mis hijos, el pitufo gruñón y mis amigos que cada día me demuestran que son lo más.
Y eso es lo que hemos intentado hacer estos primeros días del mes, ya que el trabajo nos ha tenido absorbidos a tiempo completo, disfrutar hasta el final cada pequeño ratito que se presentase, cada intento de Daniel por ponerse de pié, las caras de Adrián cuando se queda dormido de agotamiento y sin darse cuenta, ver a la abuela haciendo los mantecados (bueno, es bonito verlo, pero nos gusta más zampárnoslos a dos carrillos) o ponernos como unas hienas cada vez que mi suegra o sus hermanas nos cerraban la partida de chinchón, y los enfados del rubio por no dejarle ir a dormir la siesta con katiuskas.
Vamos, que mejor nos dejamos de listas y disfrutamos de lo cotidiano, vivimos cada segundo al máximo, que la vida son dos días y nos reímos con las cosas más simples que son las que de verdad nos ponen bien contentos.

Feliz lunes a todos

2 comentarios:

  1. Feliz Año Nuevo para ti y tu bonita familia y sigue deleitandonos con estos posts tan divertidos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Amalia, un saludo y feliz año a tí también,

    ResponderEliminar