24/2/14

This is karton, otra idea genial made in Barcelona

Cómo me gusta instagram, cada vez más, no sólo por poder compartir al instante mis fotos con amigos sino porque gracias a esta red estoy conociendo gente con la que comparto gustos, aficiones y con un enorme espíritu emprendedor lleno de ideas geniales.
Ésto mismo me pasó ayer con This is karton, un proyecto  que junta a tres amigas, tres mentes creativas que dan lugar a unos juguetes de cartón muy pero que muy chulos, que apuestan por el ecodiseño, el reciclaje y todo ello bajo la filosofía low cost.
Si con esas tres razones no os es he convencido, cosa que dudo, esperad a ver la galería de fotos, ¡pero qué cosas tan bonitas y divertidas!
Me encanta la idea de poder transportar los juguetes a cualquier parte y que así los niños puedan vivir sus historias allá donde vayan, además vienen en una cómoda bolsa de tela para que resulte todavía más cómodo.
Ya me estoy imaginando como en la foto con mi bolsa de tela llevando la casita de mis peques cuando empiece la temporada de campo (sí, ya sabéis que una es moderna pero dominguera, que no tiene nada de malo, y los domingos "si hace bueno" se va al campo y punto, sobre todo en el Norte, no hay que dejar pasar ni un rayo de sol).
¿Parece mentira que sean tan resistentes como para llevarlos de aquí para allá verdad? Pues estos juguetes están fabricados únicamente con cartón cien por cien reciclable y además son entregados con una imagen completamente blanca por las dos caras y unos adhesivos de colores para que los personalicemos a nuestra manera.
¡Yo ya estoy deseando jugar con nuestra casa! Y digo nuestra porque me pienso meter en ella, que no os quepa la menor duda, y si hace falta me hago unas galletas que ponga "eat me" como Alicia en el país de las maravillas hasta sacar la cabeza por el tejado...¿Lo véis como es cierto que potencian la imaginación? 
¡Felíz lunes a todos!

21/2/14

Guirnaldas para niños

Ya os he hablado alguna vez de los que me gustan las guirnaldas para decorar las habitaciones de los más pequeños o de cualquier rincón de la casa, pero sobre todo me encantan para adornar una fiesta.
Pues sí, yo para eso soy de la vieja escuela, en una fiesta no pueden faltar guirnaldas y también aprovecho para reivindicar los globos y el confetti, pero eso lo dejamos para otro día.
Me gustaría enseñaros algunas ideas que seguro voy a utilizar alguna vez en casa, porque además de parecerme preciosas es un buena excusa para hacer una manualidad con los peques, o al menos para que colaboren a su manera.
Imágenes guirnaldas con luz, guirnaldas de colores 1-2-3-4, guirnaldas monocromas 1-2-3-4, con corazones 1-2-3guirnalda de pájaros.

Y no quería despedirme sin enseñaros la que hicimos con whasi tape para la fiesta del primer cumpleaños de Daniel, que aunque nos llevó un  buen rato de corta y pega, mereció la pena porque quedó super original y a los peques les encantó.

Ya tenéis unas cuantas ideas para decorar vuestras fiestas. ¡Felíz viernes y buen fin de semana!

18/2/14

Una mantita calentita para el sofá

Ya os comenté en una entrada anterior que había encontrado en el punto una nueva afición a la que poco a poco me voy enganchando por momentos. Lo que no me imaginaba es que la cosa iba a ir a más y que iba a pasar tanto tiempo mirando perfiles, tableros y demás en las redes sociales dedicados a este pasatiempo.
Casualmente a través de instagram y tras haber colgado una fotografía de una bufanda que terminé hace poquito, "comentarios" por aquí, "me gusta" por allá,  he conocido un blog llamado Tejemanejes y punto, que acaba de nacer, y al que desde aquí le deseo mucha suerte,  y que seguro nos va a servir de mucha ayuda e inspiración a todos los que estemos aprendiendo.
Y ya no me faltó más que ver la manta que tenía María Nadal en el escaparate de su centro y que me dijo que había hecho para su pequeño Leo cuando estaba embarazada, para que me dieran ganas de hacer una.
Y claro, ¡para eso tenía que aprender a hacer ganchillo! pues no pasa nada, para eso ya está mi pobre suegra que se debe desesperar al ver mi cara de boba fijándome cómo hacía una simple cadeneta y que para mí era parecido a resolver un problema de física nuclear. Que sí, que para los que ya sepáis os dará la risa, pero a mí en ese momento me pareció difícil.
Menos mal que actitud no me falta y he decidido no darme por vencida, sobre todo cuando veo las fotos que voy guardando en mis tableros de pinterest y pienso: "algún día yo seré capaz de hacer algo así".
imágenes vía pinterest
Qué suspiros de envidia desde lo más profundo de mi ser sinceramente y hablando claro, al ver todas esas mantitas, tan coloridas, tan bien hechas y tan calentitas, pero poniéndome melodramática en plan Scarlett (y no Johanson, ya quisiera yo)  con el puño en alto digo que que no acaba el invierno sin hacerme una manta para mi sofá.
De momento me conformo con un  par de cuellitos que casualmente terminé el catorce de febrero (sí sí, lo que habéis oído, un regalo de San Valentín, yo, la que ahora escribe, jajajja, que quién me ha visto y quien me ve estarán pensando lo que me conozcan,cuanta moñería, ¡y lo que disfuto!).
Poco a poco iremos viendo lo que sale, así que mamá, suegri, Sara, y todas aquellas personas que me rodeen y entiendan del tema....armaos de paciencia, y si no, siempre quedarán los benditos tutoriales de internet.
                                                                       ¡Felíz martes!



5/2/14

Gente con mucho encanto

En la última entrada os contaba que me daban ganas de inaugurar la sección tardes de lluvia , pero es que después de la visita que hice el jueves al centro de María Nadal,  me estoy replantenado cambiar el título de la sección rincones con encanto por el de gente con encanto.
Y si os preguntáis, ¿quién es María Nadal? Pues aquí estoy yo para contaros su historia, la historia de una chica a la que conocí hace tan sólo tres días y que me hizo vivir una de las tardes más agradables que he pasado en  mucho tiempo, y que buena falta me hacía para levantar el ánimo por cierto.
Todo empezó cuando recibí una invitación a su centro para conocerlo, en la que se presentaba como un centro en el que  belleza y bienestar se aunaban a una estética de estilo retro, estilo que ya habréis visto asomar la cabeza en algún que otro post últimamente.
¡Menudo reto! Madre mía, y ¿qué se yo de centros de belleza? ¿y cómo planteo en el blog una entrada sobre este tema si no tengo ni idea? No problem, me presenté allí el jueves un poquito antes de la hora a la que habíamos quedado con mi cámara y tras un primer vistazo al escaparate y seguidamente al cruzar la puerta, la historia dio un giro de ciento ochenta grados.


Vamos, que los que me conozcan bien y los que poco a poco vayáis entendiendo mis gustos, os podéis imaginar mi recacción; "ésto promete", pensé.
Pues si una primera toma de contacto prometía, ahora imaginad mi cara al entrar, cuando nada más atravesar el umbral me encuentro cara a cara con una tremenda fotografía de una maravillosa señora  en un salón de belleza, flanqueada por preciosos muebles antiguos recuperados, aroma a lavanda y madera a raudales entre otras cosas.


En un primer momento creí que era Elizabeth Taylor, "no, es Gloria Vanderbilt", me dijo María, "encontré esta fotografía  que le hicieron en Nueva York y la guardé porque me impactó tanto, que pensé que si algún día abro mi propio centro, me acompañaría siempre".
Y lo cierto es que resulta impresionante verla  ocupando una pared entera ( y qué buena compañía por cierto, porque la fotografía es preciosa).
A partir de ahí, y mientras me tomaba un riquísimo té de rosas, no pude dejar de escuchar  la bonita historia de cómo esas grandes ilusiones puestas en un proyecto se materializaron en el centro de María Nadal  el pasado cuatro de diciembre.


Cada mueble, cada rincón del centro y cada detalle, reflejan el entusiasmo y las ganas de trabajar y sobre todo el ímpetu y la pasión de María por compartirlo con sus clientas.


Mientras escuchaba la fantástica historia de cómo comenzó de cero reciclando cada uno de los muebles que quedaron del local anterior, cómo se  lijó cada puerta, se pintó cada centímetro de madera, de cómo salió a la búsqueda de objetos con personalidad que  reflejasen su espíritu, llegamos a una habitación que me enamoró por completo.
Me quedé maravillada ante esos muebles vintage como la preciosa alacena de cocina utilizada para guardar los productos de los tratamientos, el espejo reciclado y un precioso aplique de pared de hace ya unas cuantas décadas y que fue rescatado de la calle.


Me parece un detalle precioso utilizar piezas antiguas de cristal para los tratamientos, verter el agua en jarras que fueron utilizadas por primera vez hace más de cincuenta años y que poseen una historia detrás, y ya no os digo nada si lo acompañamos de las ideas tan originales que ofrece el centro para sus clientas como personalizar los masajes no sólo con nuestra propia esencia sino con  nuestra propia música, así que ya sabéis, si queréis que todo sea perfecto, coged vuestro disco favorito y a disfrutarlo mientras recibís un estupendo masaje. El ritmo lo ponéis vosotros....¡y el color también!


Una de las cosas que me encantaron durante mi conversación con María fueron sus ganas de innovar, su curiosidad por profundizar no sólo en su especialidad sino en otros terrenos como la moda, ¡menudo sorpresón encontrar el libro de Scott Schumman! yo que soy una fan incondicional de The sartorialist.


Y ya no os digo, el precioso gesto de utilizar sus escaparates para ayudar a dar a conocer a personas que como ella creen en una idea y la defienden hasta convertir lo que comenzó como una pequeña ilusión, en un trabajo del que estar más que orgulloso.

Desde aquí se ayuda a los que con muchísimo esfuerzo partieron desde cero y nos contagian esa alegría con su trabajo y su ilusión, preciosa iniciativa.



Muchas gracias a María por crear otro rincón con encanto del que poder disfrutar y por invitarme a esa taza de té y compartir tu historia.
Para los que estéis interesados en su centro podéis seguirla en facebook.


Felíz martes