3/7/14

Flechazo absoluto...quiero un tapiz + DIY tapiz de macramé

Si hace un par de meses me planteé crear la sección tardes de lluvia ante el panorama de diluvios que estuvimos sufriendo durante dos interminables meses, ahora me estoy pensando cada vez más darle forma al nuevo apartado "lo que me gusta a mí...".

Porque si ya dejé claro lo que me gusta a mí la decoración retro, y lo que me gusta a mí una piñata, no os hacéis una idea de lo que me está gustando cada vez más un tapiz.
Así que ojalá disfrutéis con las imágenes que hoy os traigo porque además de parecerme un  elemento decorativo precioso, me trae bonitos recuerdos de la infancia, de mi madre delante del bastidor tensando cuerdas con una destreza que ya quisieran los mejores regatistas.
Los que seáis de mi generación, nacidos en el 80, quizás recordéis que en nuestra niñez estaba muy de moda aquello de las manualidades con macramé, ¿no os suenan esas revistas apiladas en el salón con patrones de alfombras y maceteros colgantes adornados con algún abalorio de madera?
Yo tengo la imagen muy clara de enormes bobinas de cuerda, color natural, del bastidor de madera en el que mi madre me tenía prohibido meter la mano a riesgo de llevarme algún recuerdo en forma de cicatriz y aún así toquiteándolo a escondidas y de la bolsita tejida a mano, faltaría más, con diferentes bolitas de madera o cerámica que hacían de remate decorativo en alfombras, tapices, maceteros o cualquier objeto decorativo susceptible de ser "macrameado".
En mi casa había varias de estas joyas en tonos naturales con algún tramo mostaza y verde oscuro, lo recuerdo perfectamente.
Así que no sabéis la alegría que me llevé cuando un día curioseando por Pinterest empecé a encontrar imágenes de estas maravillas, y lo que es mejor, adaptadas a estos tiempos modernos de colores flúor y neón. ¡Viva el neón power!
Y como sabéis que amo por encima de todas las cosas el color blanco combinado con madera para decorar cualquier interior, y puntualizo, jamás me cansaré de repetirlo, me parece fantástica la idea de aportar la nota de color con un estupendo tapiz bien llamativo, y si es hecho con nuestras propias manitas mejor que mejor, para presumir de arte a raudales.
Y para los que como yo, después de casi cinco años todavía no sabéis qué poner en el cabecero de vuestra cama, y no os acaba de convencer la idea del perpetuo socorro, ya sabéis, "lo que me gusta a mí un tapiz", pues tapiz al canto, que queda tan tan cool...que acabaréis siendo la envidia de la "community hipster decó".
Me encanta el toque de una enorme pared blanca vestida con un tapiz de macramé en tonos neutros, o incluso monocolor, que le aporta ese aire étnico sin perder la neutralidad, y esa elegancia de las casas blancas y luminosas. 
Si os estáis preguntando dónde poder conseguir una de estas piezas, he visto que en etsy se ofertan diferentes páginas en las que comprarlas, la realidad es que su precio suele ser elevado ya que es un trabajo costoso pero como tal, ha de ser apreciado y eso influye en el precio lógicamente. También podéis preguntar en tiendas de manualidades por clases de macramé y tapices, ya que cada vez es más habitual encontrar lugares en los que se imparten este tipo de talleres, tomad nota, el handmade está de moda, cosa que me alegra muchísimo.
Y ahora mi parte favorita, para los que como aquí la que está al teclado, necesitáis meter las narices en todo lo que se os ponga por delante, os traigo un diy para fabricar vuestro propio tapiz de macramé. ¡Bieeeeeeen! 
Espero que os resulte fácil y os luzca genial en cualquier rincón de vuestra casita. ¡Hasta la próxima!

¡Felíz jueves!

No hay comentarios:

Publicar un comentario