8/9/14

DIY Un cojín para dormir

Con la llegada del nuevo curso, vuelven también las "buenas costumbres" y una de ellas es irse pronto a la cama, así que para que no se nos haga muy cuesta arriba, este fin de semana hemos hecho una almohada personalizada.
Adrián está bien contento y si eso nos ha servido para convencerle de acostarse pronto y hacer algo divertido con los niños, pues bienvenida sea.
Nosotros hemos hecho unos osos dormilones porque además de ser moníiiiiisimos son muy fáciles, en tres o cuatro trazos se realiza el dibujo y de verdad os digo que no se necesita un pulso especial.
Lo primero que debéis hacer antes de comenzar a dibujar es comprobar que la funda está perfectamente planchada ya que cualquier arruga os dificultará la labor. A continuación colocamos un cartón medianamente grueso que evitará que la pintura traspase al otro lado de la funda.
Una vez hecho ésto, ya podemos pintar nuestra almohada, el color y el dibujo lo ponéis vosotros, imaginación al poder.
Recordad que hay que dejar secar bien la pintura, la verdad es que seca en seguida pero no está de más dejarla un par de horas para curarnos en salud y evitar posteriores sorpresas.
Una vez seca no tenéis más que planchar la almohada a alta temperatura, por lo que os recomiendo que la tela sea mejor de algodón. No olvidéis poner un paño de algodón encima, después, se repite la operación poniendo la funda del revés.
Y ya tenemos nuestra almohada lista para la operación  "a la cama pronto que mañana hay cole".
 Felices sueños y buen comienzo de semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario