30/10/14

Pintura de pizarra.

Por fin me dejo caer por aquí después de más de un mes de silencio, y que conste que no ha sido por gusto sino por obligación. Después de una larga recuperación de la fractura de clavícula de Daniel y de unos cuantos virus exterminadores, este trío de cuentistas está de vuelta...y hablando de cuentos!! en cuantito pueda quiero enseñaros algo que os va a encantar, al menos, a mí me ha dejado absolutamente fascinada.
Y aunque ya sabéis que podría pasarme la tarde entera con esto de los cuentos, hoy quiero hablaros de otro tema, ya que ese día que todos tememos ha llegado, sí, el día en que el niño coge un boli a escondidas y se deja llevar de manera compulsiva.
¿Por qué les gusta tanto decorar las paredes o los muebles cuando estamos hartos de darles papel para que pinten en él? Pues ese debe ser otro de los grandes misterios de la vida.
Lo que sí sé es que no pienso poner el grito en el cielo ni pasarme las horas vigilando sus movimientos ya que es una fase que como todo, deben pasar, y sobre todo, porque he encontrado una solución que me ha enganchado a más no poder.
En este caso y en contra de lo que se suele decir, es mejor el remedio que la enfermedad, así que no le deis más vueltas, coged un bote de pintura de pizarra y esa pared recién ultrajada y tendréis un fantástico lienzo para que los peques dejen salir sus instintos pictóricos más impulsivos, quién sabe, quizás tengáis en casa a un pequeño Marc Chagall.
Desde luego, es un estupendo remedio contra esos ataques repentinos de creatividad pueril pero la idea es genial para cualquier rincón de la casa incluso en las que no haya niños.
¿Cuántas veces habremos dejado pasar ideas geniales por no tener a mano papel y boli? Quien hubiera tenido en ese momento una pared pizarra.
También me parece una estupenda excusa para los que necesitan cambiar constantemente la decoración de casa, no hay más que pasar un borrador y reinventar la pared con nuevos dibujos y frases.

Con esta idea tenemos la excusa perfecta para preparar esas recetas que siempre quedan atrapadas entre las páginas de nuestros cuadernos de cocina, porque seamos francos, más de una vez nos hemos apañado con algo rápido por no molestarnos en ir a mirar el dichoso librito. Mucho mejor apuntarlo en la pared a ojos de todos los habitantes de la casa, dónde va a parar. Y si aún así el espíritu cocinero no surge, siempre tendremos un lugar en el que apuntar la lista de la compra.


Y cómo no, qué sería de este blog sin dedicar cualquier idea decorativa a los más pequeños, porque ellos mejor que nadie saben cómo explotar la creatividad y disfrutar al máximo cualquier iniciativa.

A mí desde luego ya me está picando el gusanillo de prepararles una pared de la habitación o incluso todo el pasillo para que hablando claro, "se queden bien a gusto", aunque probablemente más de una vez iba a ser yo la que acabase pintando como una loca.
Es más, hasta me veo decorando con pintura de pizarra mi habitación  y así zanjo de una vez el "tema cabecero" que lleva rondándome ya unos cinco años sin llegar a ninguna conclusión clara.

Si os gusta la idea de decorar estas pizarras con originales frases, opción que por cierto es de mis favoritas, aquí os dejo varios ejemplos de tipografía que he encontrado en este blog y pueden seros muy útiles.

Espero que os haya servido de inspiración y a todos aquellos que os decidáis a hacerlo recordad que podéis encontrar esta pintura de pizarra en tiendas de manualidades y ferreterías.
Si queréis indagar un poco más sobre el tema yo he encontrado las imágenes en pinterest .
¡Encantada de estar otra vez por aquí!
Feliz fin de semana a todos.









2 comentarios:

  1. Hola, y esto sabes si venden para poner uno mismo?

    ResponderEliminar
  2. Claro, puedes encontrarla en tiendas de pintura y de manualidades

    ResponderEliminar